lunes, 2 de mayo de 2016

¡IMPACTANTE! Se descubre toda la verdad sobre la sequía en el Guri (lo secaron a propósito)

¡IMPACTANTE! Se descubre toda la verdad sobre la sequía en el Guri (lo secaron a propósito)




Al equipo de redacción de NoticiasVzla ha llegado un mensaje que se ha hecho tendencia en las redes sociales el cual  muchas personas lo están difundiendo a todos sus contactos. Despues de analizarlo a profundidad lo hemos publicado y dejamos a consideración de nuestros lectores.
Cualquier vaina es posible con este gobierno. Aunque suena bastante rebuscado el cuento. Así me llego y así lo comparto. Cualquiera que pueda verificarlo o aportar mas datos bienvenido sea.

AYÚDANOS A DIFUNDIR ESTA INFORMACIÓN QUE VENEZUELA Y EL MUNDO LO SEPA.
Resultado de imagen para COMPARTIR EN FACEBOOK      


Saben porqué dejaron secar el Guri y porqué no han bombardeado las nubes para adelantar e intensificar las lluvias?. Acaso no debería el Gobierno tomar medidas mucho más precisas para lograr abastecer el país de la energía eléctrica, en vez de racionamientos intensos porque no mejor realizar otro tipo de labores que sean más efectivas?.

Todo esto causa demasiadas interrogantes que nos llevan a la siguiente sospecha: Que todo ha sido un plan orquestado  para extraer oro y diamantes de los sedimentos depositados en el fondo del embalse del cual diicen que hay más que en cualquier “veta” natural de nuestro país.

mineria guri

Minería en el Guri

Cuando el rio suena,es porque Oro y Diamantes trae...!

El fulano dragado que están haciendo los militares es para llevarse los sedimentos a otra parte para “colarlos”… Han puesto al país en estado de catástrofe solo por la ambición de unos cuantos, entre los que cuentan principalmente los Castro y su banda, que bien sabemos aman el Oro y sus beneficios.

represa guri


El siguiente mensaje fue enviado por una fuente anónima del Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología.  Informado mediante personas que laboran en el Guri:



“Esto me lo cuenta una amiga ingeniero electricista con muchos amigos colegas que laboran en Guayana:


El Guri no se secó, ellos lo secaron, Encontraron tanto oro allá que inventaron que iban a meter maquinas para dragar el río para poder llenar el embalse, cosa que no es cierta.  Están es sacando oro… allá está Aristóbulo supervisando la extracción de oro. Y todo eso lo tienen lo más callado que  pueden, no les importa dejar sin luz al país, Solo para poder seguir sacando el oro, Están dando días libres con tal de no dejar sin luz a Ccs, Solo para enriquecerse a manos llenas. Obviamente todo el país no sabe eso, Y le están echando la culpa al niño, Ni en 2008 que fue tan fuerte la sequía se secó el Guri así, Fue que lo secaron y las maquinas que tienen es sacando el oro qué condición humana tan bestial y salvaje.









Luego otra persona agregó:
Me acaban de informar que lo que está pasando en El Guri ES CIERTO. Las balsas diamantíferas trabajan en el río Caroní y todo el sedimento se deposita en las paredes de la represa; lo único que hacen es colar ese barro y obtienen el producto (oro, diamantes, etc). Esto lo aseguró un ingeniero que es familiar de una gran amiga.
Difundan!!!!”

guri2

extraccion de oro




¡MADURO SECÓ EL GURI! CONSIGUIERON ORO EN EL GURI Y COMENZARON A SECARLO PARA EXTRAERLO TODO


Partido @PuenteVenezuela denuncia que sequía del Guri es un plan para extraer oro y diamantes en el fondo del embalse

Yraida-Navarro-630x330

Desde Falcón la primera raíz de Venezuela, la dirigencia regional del partido PUENTE le solicitan a la Asamblea Nacional investigue la realidad del Guri, pues solo se cuenta con una sola opinión y la dio el gobierno que tiene 17 años mintiendo, manipulado, engañando, y usado todo los mecanismo para someter a un país, hasta hundirlo y llevarlo a la ruina.
Según Yraida Navarro concejal del municipio Miranda la decidía y el abandonó son la mejor cara de la revolución. “No podemos olvidar que hay un minúsculo pueblo engañado que sueña con el mesías el cual les dará el cambió, esa misma gente los eligió y le dio el voto de confianza” señalo Navarro.
“El gobierno Hoy nos habla del problema del agua en los embalses del Guri y nos dice qué es culpa del niño. Cual niño?” pregunto la concejal del partido Puente, a la vez que sostuvo que el mismo fenómeno “El niño” ha pasado por otros países y no ha dejado al país sin agua., sin luz, sin dolares, sin seguridad, el efecto ácido todo lo contrarió.
La dirigente de Puente el sacrificio por la cual están obligando a vivir al pueblo tiene una razón algo que no sabían que allí existía llamado oro, lo que encontraron no fue sequía sino  fue oro, todo ha sido un plan para extraer oro y diamantes de los sedimentos depositados en el fondo del embalse. “y hoy no consiguen como hacerse de ese oro y están sacrificando al pueblo dejándolo sin energía eléctrica”señalo.
El partido Puente hace un llamado a la Asamblea Nacional para que comience una exaustiva investigacion sobre lo que esta sucediendo hoy en el embale “El Guri” y evitar la extracción indiscriminada e ilegal que el gobierno nacional hace de nuestros recursos minerales.
“Ese oro es todos…” finalizo Navarro.


Que gran desgracia Nacional lo que acontece en la principal represa del estado, como es posible que estos ladrones se adueñen de nuestros bienes así como así?.

Les dejamos un video que muestra la problemática del lugar:




El Guri La Verdad - Sacan Oro !!
Publicado el 1 may. 2016






AYÚDANOS A DIFUNDIR ESTA INFORMACIÓN QUE VENEZUELA Y EL MUNDO LO SEPA.
Resultado de imagen para COMPARTIR EN FACEBOOK      

pero el descarado de Nicolas Maduro dice que todo es culpa del niño y que le va a pedir ayuda internacional  a la ONU





Impiden entrada a Guri de diputados que investigan crisis eléctrica nacional


Los diputados fueron a la central para intentar corroborar el nivel del embalse y el estado de las turbinas

Los diputados fueron a la central para intentar corroborar el nivel del embalse y el estado de las turbinas

Viernes, 08 Abril 2016 00:00

La comisión mixta de la Asamblea Nacional que investiga la crisis eléctrica en el país no pudo ingresar a la central hidroeléctrica Simón Bolívar (Guri), ubicada en el municipio Angostura del estado Bolívar. La visita de este viernes tenía por fin constatar el nivel del embalse y el funcionamiento de las casas de máquinas.

El diputado Jorge Millán, quien preside la comisión, lamentó el hecho y lo calificó como "una muestra más de la opacidad que mantiene el gobierno para ocultar la realidad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN)" al que se le han invertido más de 60 mil millones de dólares desde 2010.

El parlamentario y dirigente de Primero Justicia estuvo acompañado en la visita por los diputados a la Asamblea Nacional por el estado Bolívar, Rachid Yasbeck y Manuel “Zamurito” González. También estuvieron presentes César Ramírez y Noel Vargas, diputados del Consejo Legislativo del estado Bolívar (CLEB). Por el municipio Angostura asistió la concejala Aireana Rodríguez.

“Una vez más vemos como el presidente de Corpoelec y el ministro eléctrico su única misión es ocultar la corrupción que nos ha llevado a una crisis eléctrica y racionamientos sin precedentes, convirtiendo a Venezuela en un país donde sólo se trabajan dos días, porque con el nuevo decreto se trabajan cuatro medios días”, aseveró Millán.

Militarismo responsable 

Yasbeck criticó que los cargos importantes en sectores claves lo tengan personal militar. “Hemos estado permanentemente denunciando que militarizar el manejo de las empresas en Venezuela ha llevado el país a una realidad crítica, destruyeron Edelca, y hoy en día la conclusión de esta comisión es que lo que tenemos es consecuencia de la  corrupción. El Guri con todo y la baja que podamos tener está así porque lo explotan y hubo falta de inversión en las termoeléctricas, el no tener lista Tocoma ha apagado las celdas del aluminio…. Esto solo se resuelve con la salida de este régimen en los próximos meses”.  

La representante de Angostura, Aireana Rodríguez, denunció que pese a estar más próximos al Guri son los más afectados por la crisis, no desde el anuncio de la sequía sino mucho antes.

“Nuestro problema es más crítico, y no es desde ahorita, es desde hace bastante tiempo, el pueblo nos exige denunciar y buscar respuestas y hoy venimos a buscar esas respuestas a Guri y no nos dieron el acceso. Tenemos el colapso total en cuanto a servicios públicos como electricidad, basta ir a cualquier calle para ver la desesperación de la gente, y no nos explicamos cómo siendo el asiento de la represa tengamos la crisis que atravesamos”, recalcó.  
El diputado Manuel González, comentó que la intención de la visita era “tener una versión fidedigna y responsable pero no nos dejaron pasar. El gobierno tiene que entender que fracasó,  nos exigen ahorro y las avenidas tienen luz las 24 horas, no es posible que teniendo la energía en el estado las empresas estén apagadas, y se le siga vendiendo luz a Colombia y a Brasil”.
La central hidroeléctrica Simón Bolívar es la más grande del país y la tercera de más potencia en el mundo. Tiene capacidad de generación de 10 mil megavatios, distribuidos en dos casas de máquinas. Si su embalse ha descendido en el último año, de acuerdo a la opinión de expertos, por la sobreexplotación de la represa ante la ausencia de termoelectricidad suficiente.
Esa sobreexplotación ha propiciado el descenso del embalse a su mínimo histórico, en el que roza la cota 243, y poniéndola a poco más de tres metros de la zona de colapso, que obligaría a disminuir notablemente la demanda del país, generando con ello el incremento de los racionamientos. 




¡El colapso ha llegado! Gobierno Nacional prepara la paralización final del Guri





Hoy, 29 de abril, el Gobierno Nacional reportó que la cuota del Embalse del Guri se encuentra a apenas metro y medio (1,50) del mínimo requerido (240 metros sobre el nivel del mar) para el funcionamiento de las turbinas que aún están activas.

Debido a esta crítica situación, se conoció que hace dos días los técnicos habían paralizado por algunas horas la Casa de Máquinas II como ensayo ante la inminente debacle, con la finalidad de analizar los posibles daños técnicos que puedan sufrir las turbinas si son exigidas más allá de lo debido.

Cabe destacar, que cinco de las diez turbinas han presentado “vibraciones y ruidos extraños” debido a que están funcionando con niveles de agua mínimos. Además, varios motores están presentando fallas.

El Gobierno Nacional está estudiando si el apagado de las turbinas se hará manualmente, o dejarán que sea el mismo sistema de ingeniería el que las detenga. El sistema de paralización automático detiene las turbinas al sentir que la corriente de agua no es lo suficiente para mantenerlas en funcionamiento.

“Hay un circuito de control que protege la turbina y dispara o saca fuera de servicio la unidad, porque no puede seguir operando” indicó uno de los expertos de la Central Hidroeléctrica.

Sin embargo, el sistema permite que las turbinas sigan girando al tener una corriente mínima más allá de lo recomendado, lo cual puede generar daños a las mismas. Si se permite que sea el mismo sistema el que automáticamente apague las turbinas, los venezolanos podrían tener algunos días extras de energía eléctrica, con el riesgo de que la Central Hidroeléctrica pueda presentar daños. Por eso, el Gobierno Nacional estaría estudiando si sería preferible apagarlas de manera manual.

Sea manual o automática, la paralización total del Guri afectará a 22 millones de venezolanos. Si los técnicos permiten que el mismo sistema detenga las turbinas, su paralización podría ocurrir en cualquier momento dentro de los próximos cinco días. El sistema no daría ningún tipo de aviso sino que simplemente las turbinas se detendrían solas.

Cabe destacar que las instalaciones están tomadas por Funcionarios del Sebin para evitar filtraciones de información.

ALERTA VENEZUELA! ¡TOME SUS PRECAUCIONES!
Debemos estar alerta en todo el país, ya que lo que se avecina no es bueno ni mucho menor fácil para todos los venezolanos, UN APAGÓN NACIONAL, te invitamos a leer el articulo completo, ver el video y luego tome sus decisiones y precauciones.
El apagón Nacional es una realidad, por más que el gobierno quiera  mantener esa información bajo perfil nosotros los que emitimos noticias sin censura las sacaremos a la luz para que todos los Venezolanos conozcan la realidad del país, una de ellas es la siguiente:
Cinco de 10 turbinas de la Casa de Máquinas II del Guri, presentan “vibraciones”, esto responde a los bajos niveles de agua con la que están funcionando. El pasado miércoles iniciaron tres motores a presentar la falla y ayer se sumaron dos más, de acuerdo a la información suministrada por ingenieros y técnicos de la represa, quienes a pesar de estar bajo la sombra del Sebin, han venido alertando al Ministerio de Energía Eléctrica el venidero caos. El apagón Nacional que podría durar dias.
El consultor internacional de sistemas eléctricos, ingeniero José Aguilar, explicó al equipo de Versión Final , que cada unidad del Guri tiene una capacidad de 770 Megavatios (MW), el mínimo nivel de carga que pueden soportar es de 430 MW y actualmente desciende en 525 MW, por lo que ante la falla que presentan “hay un circuito de control que protege la turbina de estas altas vibraciones y dispara o saca fuera de servicio la unidad, porque no puede seguir operando, porque se daña el servicio”, decía el experto.
SE AVECINA LA CATASTROFE: Preparan apagado de turbinas del Guri
Aguilar conoció también por fuentes internas en la represa, que hace 48 horas (ayer), habían paralizado la Casa de Máquinas II a modo de “ensayo”, por lo que actualmente se plantean dos hipótesis: El Ministerio podría sacar del servicio estas 10 turbinas para protegerlas de daños técnicos o esperar que la ingeniería actúe y dispare las unidades, los dos escenarios llegan al mismo punto “apagón nacional”.

¿Cuándo? 

En manos del Gobierno está el informe de cómo está el Guri, pero a juicio de Aguilar, “hay temor de sacarlo a la luz pública (…) pero como lo describen, esto puede ocurrir en cualquier momento, en cinco días o una semana. Cuando esto se desate y salga de control, no daría mucho aviso, simplemente hasta aquí llegué”.
El ingeniero Marcelo Monnot, presidente del Colegio de Ingenieros del estado Zulia, también alertó sobre el oscuro escenario que afectaría aproximadamente a 22 millones de personas en todo el país.
Criticó que “el Gobierno no tiene la voluntad de resolver la crisis eléctrica, están de espalda a las soluciones y son ellos quienes sabotean al pueblo”, pues explicó que la capacidad de energía termoeléctrica instalada en el país es sufi ciente para abastecer a Venezuela sin contar con El Guri.
“En megavatios, Venezuela tiene 18 mil 200 MW térmicos y 16 mil 900 MW hidroeléctrico. Y la demanda nacional de energía es de 17 mil 500MW, es decir, si tuviese todo el parque térmico funcionando, pudiera cubrir sin ningún problema la demanda nacional”.

A continuación te mostramos una serie de fotos en las que se puede apreciar el grave estado en el que se encuentra el embalse El Guri, ocasionado por la sequía:


Toma aérea de la sequía en El Guri

Toma aérea del embalse El Guri


Sequía en el Guri 1 Sequía en el Guri 2 Sequía en el Guri 3 Sequía en el Guri 4

Sequía en el Guri 5 Sequía en el Guri 6 Sequía en el Guri 7

Lo que debes saber sobre El Guri y el colapso eléctrico en Venezuela para entender la magnitud del problema

Compartimos con ustedes este artículo publicado por Samuel Scarpato Mejuto en su cuenta de facebook. Dicho escrito, devela, con absoluta claridad, la raíz del problema del embalse de Guri, y a su vez demuestra la necesidad de revertir la destrucción de la selva amazónica para normalizar el servicio de energía hidroeléctrica en el país.  
“Suerte que tenemos registro de lo que avisábamos veinte y treinta años atrás, lástima que muchos no tengan memoria”, me decía un viejo ecologista, compañero de senderos, hoy postrado y olvidado en una cama, más por la frustración y la tristeza que por sus ochenta y siete años de edad.
Veinticinco años atrás dejaba el excursionismo a secas para dedicarme por completo al ecologismo o ambientalismo militante, nos íbamos por los campos y selvas levantando reportajes, canalizando denuncias y trabajando de la mano con comunidades rurales e indígenas. Fue un riesgoso tramo de nuestras vidas, para nada fácil; algunos compañeros desaparecidos y todos con la anciana angustia del bien colectivo a cuestas, haciendo mella de nuestra adolescencia y buena parte de nuestra juventud.
Pero algo hay que rescatar de esa experiencia y es lo que precisamente vengo a decirles, lo que nadie les dice del Guri y de la generación de energía hidroeléctrica en Venezuela.
En torno a aquellas fogatas discutíamos por noches enteras la enorme situación de vulnerabilidad climática de Venezuela en función de su dependencia para con el estado de conservación de la selva amazónica que detentan nueve países del subcontinente, especialmente nuestro voraz pero querido hermano, Brasil. Escuchábamos las palabras del Dr. Carlos Schubert (fallecido hace más de dos décadas), quien conocí por medio del ecologista Leobardo Antonio Acurero, por esos años era compañero de senderos (veníamos del Frente Ecológico Regional, y luego -1993- fundamos en casa de mi madre el Centro de Investigación e Información Ecológica – CINECO).
Para entonces contrastamos en campo muchas investigaciones nacionales e internacionales, tal vez la más terrorífica o dantesca, era la evidenciada por el insigne Geólogo Carlos Schubert. Una de las últimas publicaciones de este investigador del IVIC y de otras tantas instituciones venezolanas, planteaba una controvertida y aterradora conjetura basada en las evidencias edafológicas: el norte de Suramérica (donde está hoy gran parte de Venezuela) era un desierto antes de la existencia de la selva tropical amazónica.
Schubert analizaba los suelos de nuestra Gran Sabana y otras porciones del sur venezolano y cada vez se convencía más de que estamos sobre un enorme desierto de suelos pobres, arenas cuársicas, con una muy frágil vegetación encima (muy superficial) que dependía de la novedosa existencia de un gran motor climático: la selva amazónica. Esta selva tropical lluviosa tiene pocos miles de años allí (en términos geológicos es muy nueva). No hay materia orgánica en sus suelos, ni fósiles de mega fauna, tampoco fósiles de remotos y profusos bosques, nada…, sólo rocas y arena. El radiocarbono ha permitido comprobar que la poca turba “fosilizada” encontrada en la zona, no pasa de 8.000 años. La selva amazónica es frágil y es nueva, apostada sobre un enorme desierto.
En los años ’90 del siglo XX, ya disponíamos de imágenes satelitales donde se estudiaba el patrón de vientos y el régimen de lluvias en Venezuela. Las masas de vientos que traen las lluvias sobre el territorio venezolano (de marzo a septiembre, con énfasis de mayo a agosto), los vientos alisios que corren desde el sureste hacia el noroeste, recogen (recogían) la evapotranspiración de la selva y traen (traían) toda esa humedad hacia el territorio venezolano. Entonces, a medida que se reduce la masa forestal amazónica, se reducen también las precipitaciones sobre Venezuela.
Cuando los vientos vienen del perfecto este o del noreste, nos traen agua que se evapora del océano Atlántico y del mar Caribe. Pero cuando los vientos vienen del sur-sureste y del sureste, deben recorrer ciertos corredores selváticos y traernos las inmensas masas de agua que la selva transpira. Por ejemplo, la hoy ocupada Guyana (territorio Esequibo venezolano, hoy en reclamación, para efectos de este escrito “Guyana”) preserva aún importantes corredores de selva tropical, al igual que el extremo sur de Venezuela (más hacia el estado Amazonas) y el extremo centro norte del Brasil; en otras palabras, cuando el patrón de vientos pasa por los corredores de vida, suficientemente poblados de densa selva tropical lluviosa, esas masas de vientos traen suficiente nubosidad para el centro y sur de Venezuela.
Pero, ¿qué sucede cuando los vientos pasan por corredores secos?
Si observan la imagen satelital anexa (de toma reciente), verán un corredor de vientos (aproximado) que pasa por zonas terriblemente deforestadas, devastadas, al suroeste de Guyana, al sureste de Venezuela y al norte de Brasil (en torno a Boa Vista); allí han acabado con toda la selva amazónica para dar paso a la minería y al cultivo de soja, pastizales y otros cultivos cerealeros para forraje (consumo animal) o para consumo humano. Los suelos son tan pobres (recuerden al Dr. Schubert) que en seguida sobrevienen las dunas, enormes regueras de arena sin vida.
Hemos insulado (insulación, fragmentación boscosa, creación de islas boscosas), luego sabanizado (convertidos los suelos en praderas y sabanas casi estériles) y finalmente desertizado o pérdida de la poca fertilidad que quedaba en los suelos de lo que fue hasta hace pocos años una masa continua de bosque tropical lluvioso o pluviselva.
Cuando los vientos pasan por esos corredores secos, llegan secos a Venezuela. No es el fenómeno de “El Niño”, es la intervención antrópica (humana) sobre tan frágiles ecosistemas. La avaricia y la ignorancia dieron paso a un proceso de ocupación espacial inmisericorde, sin evaluación (predictiva) del impacto ambiental que tendría; me refiero a la integración entre el norte de Brasil y el sur de Venezuela.
Hemos roto el ciclo de las lluvias porque hemos roto los corredores que permitían la “lluvia horizontal”, cuyas masas de agua no provienen mayormente de la evaporación de los mares y lagos como nos enseñaron en la escuela, sino de la evapotranspiración de la selva. La selva, literalmente, es la que genera y regula la mayor parte de las lluvias que caen sobre Venezuela, al menos casi la totalidad que cae sobre las cuencas de los ríos Paragua y Caroní, responsables de abastecer de agua al embalse del Guri, cuyas masas de agua a su vez mueven (movían) las turbinas que dan electricidad al setenta por ciento de la población venezolana y al noventa por ciento de la economía venezolana.
Por décadas nos hemos opuesto al desarrollo del sur. Desde el primer periodo constitucional del presidente Rafael Caldera, hasta la actual presidencia de Nicolás Maduro, todos (absolutamente todos) los gobiernos venezolanos han buscado extender la explotación minera del sur venezolano (más de la que ya había), junto con la integración vial y productiva con el Brasil.
En la última década y media, hemos ampliado y asfaltado la vialidad que interconecta la Gran Sabana y Santa Elena de Uairén, en Venezuela, con el norte de Brasil, con epicentro en Boa Vista. Aunado a ello el fenómeno de el “bachaqueo” (fuga masiva o comercio ilegal de productos) por tan franca frontera, ha contribuido cuantiosamente con el afianzamiento social y económico de esta enorme porción norte de Brasil.
Si nos alarmábamos hace veinte años por saber que se deforestaban unas cuatro hectáreas por minuto de selvas, luego nos aterrorizábamos hace diez años porque la tasa de deforestación subió a once hectáreas por minuto; ahora estamos muertos por cuanto los modelos computarizados basados en las imágenes satelitales demuestran que superamos las veinte hectáreas por minuto de destrucción de selvas tropicales (en un entonces selvas lluviosas o pluviselva).
El proceso de recuperación va a ser lento, pero se requiere frenar con urgencia (hace veinte años ya era urgente hacerlo) la deforestación, la minería y el cultivo de ciclos cortos en el sur de Venezuela, centro y sur de Guyana, y norte de Brasil. Si la degradación y desaparición de los bosques tropicales no se detiene, no volveremos a ver normalizados los torrentes de agua que llenaban el vaso de las cuencas que llenan el embalse de Guri.
El proceso de sabanización debe revertirse, las “hermosas” sabanas en los entornos selváticos son un error de la historia humana, jamás se produjeron por obra y gracia de la naturaleza, menos aun los enormes arenales, dunas y zonas desérticas que ya vemos al sur del Parque Nacional Canaima, o en casi toda la cuenca del río Caroní, peor todavía en el extremo suroeste de Guyana y en el norte de Brasil (al rededor de Boa Vista).
Nuestro gobierno debe establecer petitorios y acuerdos urgentes para con los vecinos gobiernos, especialmente con el gobierno del Brasil. Nuestro parlamento nacional debe hacer lo propio. Ya no se trata de un asunto partidista, sino de unirnos en torno a la vida.
Este es un asunto tan estratégico para la sobre vivencia de Venezuela, que si no recuperamos la selva a mil kilómetros a la redonda de Guri (al este, sureste, sur y suroeste del embalse) -dije mil kilómetros, por efecto de los corredores de vientos alisios-, lamentablemente debemos desconectar el interruptor de las actividades económicas en el país, no queda de otra. Y, si queremos recuperar el patrón de lluvias en el llano venezolano y en las cuencas cuyo régimen hídrico depende del mismo patrón de lluvias (vientos alisios del sureste o patrón marzo-septiembre), es decir, cerca del ochenta por ciento del territorio venezolano, el rango de recuperación de la selva amazónica debe ampliarse a mucho más que pocos miles de kilómetros a la redonda.
Nuestro motor climático, lo sentenció el Dr. Schubert hace tres décadas, es la presencia de la selva amazónica; la ausencia de ella nos regresará a lo que fuimos antes que existiera: un enorme desierto.
Por favor, analiza y comparte. Tú puedes hacer la diferencia reproduciendo y discutiendo este material para la reflexión y acción.
Convirtámonos en los protectores de la selva amazónica.
Samuel Antonio Scarpato Mejuto / @samscarpato
Orden José Félix Ribas – Área Conservacionista (Teatro Teresa Carreño, Caracas, 1996).
Graduado y postgraduado en Políticas públicas, Ciencia política, Gerencia educacional, Gestión ambiental, Economía social y Administración de empresas.
Profesor de Gerencia Ambiental y de Teoría Administrativa en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado – Venezuela.



Miren como esta canaima, y el salto angel, un reportaje de la television de España que nos dejara arrechos!!!.


Los venezolanos nos la pasamos diciendo al mundo de nuestras maravillas naturales naturales y todos esos cuentos chinos del salto angel, pero al parecer nadie queire demostrar la realidad al mundo.

Un equipo de television de españa, que ultimamente estan muy pendientes de lo que pasa en Venezuela ya que son afectados directamente por los recursos economicos que le son inyectados al partido podemos y ademas porque Venezuela alberga a los terroristas mas buscados por su gobierno, se han venido al pais a hacer un documental excelente, en el que nos muestran como funcionan por dentro las mafias del oro en el Amazonas y especificamente en las minas de oro que se consiguen un monton por todas partes.

Canaima esta completamente destruida por los mineros ilegales amparados por el regimen y lo que era el salto angel, cualquier dia dejara de existir debido a la enorme invasion de mineros que se han ido a buscar pepitas de oro destruyendo completamente la naturaleza a su alrededor con productos quimicos como el mercurio y acabando con toda la floresta de la region. Junto a esto se instalan nuevos barrios llenos de drogadiccion y prostitucion protegidos por los sindicatos organizados y controlados por el regimen de Maduro. No se pierdan este documental que esta muy bien y completo de principio a fin...!

DAR CLICK AQUI PARA VER VIDEO


Están terrible los esta pasando en Venezuela. Que unos pocos corruptos la están destruyendo Y nadie hace nada tenemos que Mostar las pruebas al mundo para que nos ayuden a detener a estos que se están haciendo dueños de Venezuela

todo esta Caótico … la anarquía sigue a pasos de vencedores – Una sociedad civil podrida – VENEZUELA no reacciona …ante una complicidad y sinvergüenzura colectiva -





Características Fisiográficas y Geológicas


La superficie de Venezuela alcanza unos 916.445 kilómetros cuadrados. El relieve de esta superficie se encuentra bien definido por llanuras y montañas, encontrándose más del 80% del país por debajo de 400 metros sobre el nivel del mar. Generalizando los diferentes tipos de relieve, Venezuela presenta tres grandes zonas que difieren notablemente entre si, por sus característica geomorfológicas que son: por el norte las zonas de alto relieve de las cordilleras, serranías y montañas; por el centro la zona de bajo relieve de Los Llanos y por el sur la región de Guayana de penillanuras, mesas y mesetas.

La región de Guayana separada por el amplio arco del río Orinoco, que la bordea por el norte y el oeste, tiene una superficie aproximada de 414.000 kilómetros cuadrados, o sea aproximadamente el 45% de la superficie del Territorio Nacional. En esta amplia superficie, en general se distinguen dos zonas, que difieren por su geomorfología: una bordeando al norte y sur oeste del Orinoco, donde predominan las zonas planas y las llanuras y la otra en la parte central y sur donde se encuentran formas de alto relieve, macizos, mesas y mesetas.

En Venezuela los depósitos primarios de oro se asocian con una mineralización hipo termal tipo Au-Fe-W que afectó gran parte de la región central del Escudo de Guayana, principalmente al Grupo Pastora y en él a la Formación El Callao. Como consecuencia de la gran extensión de esta zona metalogénica, depósitos secundarios de oro en aluviones y eluviones son abundantes a todo lo largo de las regiones oriental y central del Escudo.

De las regiones mineralizadas con oro primario, la zona de El Callao ocupa un lugar preponderante. Esta región ha sido centro de producción aurífera desde la época de la Colonia en el siglo XVIII. En el cuadrilátero aurífero de El Callao, han sido explotadas más de 230 vetas de cuarzo, pirita aurífera y oro nativo.

Antecedentes históricos


Durante el período de la conquista y comienzos del establecimiento de la Colonia, de los metales sólo se conocía el oro y éste, en cantidades muy pequeñas, lo tenían los indígenas que lo habían recogido de las arenas de las playas y de algunos ríos donde lo encontraban en forma de pepitas.

Entre los colonizadores de la Provincia de Venezuela el rey Carlos IV en 1528 confió a una compañía alemana, Los Welzares, un contrato de arrendamiento que duró hasta el siglo XVI (1556). Durante este período varias fueron las expediciones organizadas por los adelantos alemanes, que partiendo de Coro se internaron al Occidente, Sur y Oriente de la Provincia, alcanzando regiones de las cuales trajeron oro, posiblemente arrebatados a los indios, pues en ningún caso se tiene referencia a las localidades de dónde procedió este metal. Por estas circunstancias, se hace difícil conocer las cantidades y mucho menos las zonas donde estas expediciones obtuvieron el oro.
Según López de Velasco, el Puerto de Borburata y las ciudades de Barquisimeto, Coro, El Tocuyo, Trujillo, Valencia y Carora parecen haber sido los centros de extracción de oro durante la Colonia. Los mineros vecinos de estas poblaciones les llevaban polvo de oro para hacerlo fundir y sacar lingotes.
El descubrimiento a mediados del siglo XVI (1551) de las minas de oro de San Felipe de Buria, Estado Yaracuy, aunque de escaso rendimiento, proporcionó la primera base firme para el desarrollo de la Colonia. Este descubrimiento originó la fundación de la ciudad de Nueva Segovia, hoy Barquisimeto, y otras villas como Valencia y Borburata. Las minas de San Felipe de Buria dieron un rendimiento, en sus comienzos, mayor del que se había figurado al iniciarse la explotación. En la misma región se encontró también oro en las Quebradas de Cocorote. En el año de 1552 el Gobernador Juan de Villegas descubrió otra veta de oro en la Colonia de San Pedro. Tanto la mina de Buria como la de San Pedro fueron objeto de explotación por corto tiempo y luego fueron abandonadas a causa de la hostilidad de los indígenas vecinos, por derrumbe en los trabajos de laboreo y finalmente por el agotamiento de los yacimientos.
En 1550 Fernando Fajardo descubrió las minas de oro de Los Teques y Pedro Miranda, en el mismo año, se dedicó a explorarlas, abandonándolas después por temor a los indígenas, que poco a poco mataron a los que estaban en las minas y destruyeron el establecimiento. En 1575 el capitán español Gabriel Ávila encontró de nuevo la mina y la llamó Nuestra Señora, mientras Fajardo descubrió otra mina en la vecindad de San Sebastián.
En 1584 se fundó San Juan de los Reyes sobre el río Tuy, posiblemente en el sitio donde se encuentra Aragüita, población que floreció por la riqueza de las minas de Apa y Carapa que no duraron por la insalubridad de la región y poca cantidad del mineral. En la misma época, y para finalizar el siglo XVI, se encontraron en Baruta algunos afloramientos auríferos, otros en Güigüe y en San Juan de los Morros.
La explotación de las minas de oro en la Provincia de Venezuela durante los siglos XVI y XVII, fue en general de resultados poco halagadores, en algunos casos dieron muy poca utilidad. Para fines del siglo XVII, la producción de oro era insignificante, desapareciendo su mención en la relación del siglo XVIII.
Durante el siglo XIX en la Cordillera de los Andes, hacia el año de 1840, se explotaban yacimientos aluviales auríferos en el río Caira y en el Caño Oropito a 6 Km al noreste de La Fría, pero la insalubridad de la región contribuyó a que se abandonara la exploración. Para 1865 refieren las tradiciones la existencia de minas de oro, en las montañas cuyas estribaciones llegan al río Uribante, al Sur de San Cristóbal, cerca de Quinimán.
A finales del siglo XIX, en 1891, se localizó en la Cordillera de la Costa, en la Serranía vecina al Puerto de Carúpano (Estado Sucre), al cavar un pozo, cuarzo aurífero con más de una onza de oro. El mismo año, en Chacao, al sureste de Villa de Cura, se reencontró un afloramiento aurífero que había sido trabajado en la Colonia.
El intrépido ingles Sir Walter Raleigh, fué el primero en tener la mejor visión acerca de la riqueza de Guayana, debido a que los indios sus aliados, le regalaron calabacitos llenos de granos de oro, de greda o aluvión. Fue Walter el primero que llevó a Europa cuarzo blanco aurífero de las minas de Guayana en 1595, de las cuales dijo en su libro “Descubrimiento del Grande, Rico y Hermoso imperio de Guayana” que “cada montaña y cada piedra brillan como metales preciosos y de no ser oro es al menos madre del oro”.
En la región de Guayana el interés en la búsqueda y exploración del oro recomienza a partir de 1824, cuando en la misión de Tupuquén, caserío situado a doce kilómetros al este de El Callao y al norte del río Yuruarí, los indígenas consiguieron cochanos en las montañas de Caratas y Caratal, ésta última llamada Nueva Provincia. La producción comenzó en 1829, interrumpiéndose en el lapso de 1830 a 1854.
El interés por la búsqueda de oro en esta región se reanuda en el año 1854, cuando en otras localidades, o pueblos del mismo río Yuruarí, se descubren nuevos placeres auríferos. Pero al estallar la Revolución Federal se interrumpe de nuevo la exploración y la explotación del oro.
En 1864 fueron descubiertos placeres auríferos, por un hijo del pueblo, en el paso de Los Caballos en el río Yuruarí, entre Tupuquén y el Potrero. A la bulla del descubrimiento, los mineros exploradores fueron remontando el Yuruarí hasta la quebrada Mocupia, donde encontraron un aluvión aurífero a poca distancia del filón de oro La Corina, luego denominado Nacupay. Siguieron las exploraciones al sureste descubriendo los filones El Callao, Hansa, Panamá, Potosí, Cenicero, Eureka y Chacao.
En 1866 se reanudaron las explotaciones que se mantuvieron hasta el año 1875, con una producción media de 900 a 1000 kilos de oro por año. Y para el año 1868 se comienzan a montar los molinos de las compañías americanas Nacupay, Panamá, Mocupia y la inglesa Potosí.
El primer Stamp-Mill en el tratamiento de la trituración de menas auríferas provenientes de vetas de cuarzo, fue construido en 1869 cuando la producción de oro por primera vez excedió en un millón de gramos (34.162 onzas).
La Compañía Minera Nacional Anónima El Callao, compañía venezolana, la constituyeron el 18 de enero de 1870 con un capital de 120.000 bolívares, los corsos Antonio Liccioni y Jean Cagninacci, instalando en ese mismo año la planta de trituración.
En el año de 1875 se inicia en la región de El Callao el período más floreciente de la producción de oro de Venezuela, alcanzando su máximo en 1885. Durante el año de 1870, cuando la Compañía Venezolana El Callao comenzó a triturar y beneficiar mineral aurífero, hasta el año 1894, cuando cerró las operaciones. En un lapso de veinticuatro años la Compañía trituró un total de 706.272 toneladas de mineral de un tenor medio de 63,1 gramos de oro por tonelada que produjeron 44.573.000 gramos de oro. Durante ese lapso la Mina El Callao fue considerada como una de las más ricas del mundo. Durante la producción, debido al proceso utilizado para la extracción por amalgamación, se desecharon en el Yuruarí colas con más de una onza por tonelada. La mina cesó la producción cuando el tenor de la mena alcanzó media onza por tonelada, esto es, aproximadamente quince gramos.
En 1885 el doctor Miguel Palacios explora geológicamente los ríos Cuyuní y sus afluentes Venamo, Acarabisi, Supamo, Chicanán, Chivau, Yuruán, Gaspón, Mochilla, Parapapoy y Antibari. Según el doctor Palacios fue la explotación de balatá en las regiones de El Dorado y de Tumeremo lo que trajo como consecuencia el descubrimiento de los grandes yacimientos de oro de aluvión, así como las de filones y vetas.
Cuando la región minera de El Callao produjo en el año de 1885 ocho toneladas, 193 kilos y 510 gramos de oro (8.193,510 Kgr), Venezuela figuró entre los principales productores de oro en el mundo. La mina de El Callao estuvo ubicada de tal manera que en la actualidad la población de El Callao se extiende sobre ella.
Para el año de 1891 se paralizaron los trabajos subterráneos de algunas minas y por consiguiente, los de trituración en sus plantas, debido a que los costos tanto de explotación como los de beneficio eran altos en relación a lo recobrado en las menas.
Para el año de 1894 las compañías Chile, Panamá, Agustín y Callao Bis paralizaron sus trabajos por haber agotado sus reservas. Las mismas compañías comienzan a funcionar, pero como empresas inglesas a pesar del agotamiento de las reservas.
La última paralización de la producción de oro en el siglo XIX ocurrió entre 1892 y 1894, ocasionada por el movimiento revolucionario de Joaquín Crespo.
Motivado por los buenos beneficios y altos dividendos pagados por la Compañía El Callao, en el lapso de 1870 a 1894 se formaron varias compañías en la región algunas especulativas. Entre las muchas compañías explotadoras merecen mencionarse Callao Bis (la que explotó la sección sur del yacimiento de El Callao), Potosí, Venezuela Austín Co, Santa Rosa, Bolívar Hill, Nueva Panamá, Hansa, Unión, Winchester, Choco, Concordia, Tigre, Victoria, Amparo, Increíble, Experiencia, México y la Gold Fields de Venezuela compañía inglesa (1898-1927), que compró parte de las compañías fracasadas en 1898 y trabajó con los viejos molinos de la compañía Potosí e instaló un molino chileno de 60 toneladas de capacidad diaria. Cuando comenzaron las explotaciones y exploraciones del yacimiento Chile, en 1928 con oro a la vista y con un tenor superior a una onza por tonelada, se forma la New Gold-Field of Venezuela Ltd., también inglesa.
Para fines del siglo XIX comenzaron las explotaciones en las regiones al este de El Callao, hacia la zona de Tumeremo, al sur, hacia la región de El Dorado y al oeste hacia la región El Manteco.
Los comienzos del siglo XX se caracterizan por un sensible decrecimiento de la producción de oro, pero un aumento en la explotación de áreas hacia el este, sur y oeste de la región de El Callao, con resultados halagadores. En los años de 1903 y 1904, descubrieron en zona de El Callao los filones, La Increíble, La Experiencia, La Paz, San Luis, Mapurite.
Hacia el Este, en la Región de Tumeremo, se encontraron nuevas localidades tanto epigenéticos como singenéticos; entre ellas: Botanamo, Bochinche, Vuelvan Caras, Nueva Callao. Hacia el sur, en la región de El Dorado se encontraron placeres y vetas auríferas en zonas vecinas a los ríos que drenan la región, se comprobó, además de oro, la existencia de diamantes en los yacimientos singenéticos, así como también hacia el oeste en las cuencas de los ríos Caroní y Paragua.
Para 1930 sólo existían tres compañías explotadoras de oro en toda la región de El Callao: la New Goldfield of Venezuela, la Venezuela Gold - Mines Ltd., y la Compañía Francesa de la Mocupia. La segunda de estas compañías desarrolló la Mina Unión con 300.000 toneladas de mena aurífera, de un tenor medio de 12 gramos de oro y como no tenía un molino, ofrecieron la reserva de la mina y sus concesiones a la primera de estas compañías, convirtiéndose en uno de los accionistas de esa compañía. La Compañía francesa de Mocupia explotaba las minas Colombia y Calvario en Caratal, sobrepasando su producción a las 2.000 toneladas mensuales con un tenor medio de 20 gramos por tonelada métrica.
La Mocupia firmó una serie de sucesivos contratos de arrendamientos a partir de 1930 con la New Goldfields of Venezuela, la Guayana Mines Ltd., y la Mocca, para explotar las concesiones francesas mediante el pago de regalías. Todas las concesiones francesas caducaron en el lapso de 1963-1967.
Entre 1928 y 1936 la New Goldfield de Venezuela invirtió 43 millones de bolívares para reparar el campo y las minas, construir los molinos con capacidad de 600 toneladas las plantas de cianuración y flotación, talleres, casas, hospitales, oficinas y perforar nuevos pozos verticales de extracción, en las minas Laguna N° 1, San Jorge, Unión, Sosa Méndez, Hansa y San Felipe.
La New Goldfield of Venezuela, después de esta remodelación, comenzó a percibir ganancias, pero tuvo que paralizar sus operaciones en 1946 debido a que después de la Segunda Guerra Mundial no logró conseguir las piezas de repuestos requeridas para las plantas y molinos. Las minas pasaron a la Compañía canadiense Guayana Mines Ltd, en 1946. En los diez años de actividad la New Goldfield of Venezuela Ltd., procesó 2,5 millones de toneladas de mena aurífera de las minas A N° 1, Laguna, Chile, San Antonio, Perú, Panamá, Pryor, Hansa, Unión, Sosa Méndez, Calvario, San Felipe y además arenas de viejos molinos, y explotaciones de mineral de concesiones particulares con una recuperación promedio de 13 gramos por tonelada métrica.
La Guayana Mines Ltd explotó las minas desde noviembre de 1946 hasta agosto de 1950, cuando fué paralizada al inundarse la mina Unión Sosa Méndez, con las aguas de la quebrada Mocupia.
La Guayana Mines Ltd invirtió cuarenta millones de bolívares en rehabilitar, desarrollar y explotar las minas, comprando, como las compañías anteriores, mineral aurífero a suplidores independientes. En 1948 instalaron una planta con tres motores Diesel de 1.100 HP cada uno, perforaron el paso a la Mina Colombia e instalaron un campo de aviación entre las poblaciones de El Callao y El Perú.
Cuando la Guayana Mines Ltd sufrió la inundación de una de sus minas principales y no pudo obtener más fondos de su oficina matriz en Toronto (Canada), por la prohibición de exportar fondos por la Junta de Control de Canadá, el Gobierno de Venezuela acordó iniciar la expropiación y constituyó la Compañía Mocca.
En 1953 el Ministerio de Minas e Hidrocarburos creó la Mocca con un capital de Bs. 500.000 para explotar las concesiones que venía trabajando la Guayana Mines; Mocca entró en producción el 15 de abril de 1953. Las pérdidas sufridas por Mocca, ocasionadas por el alto costo de la mano de obra, la administración ineficiente, las prácticas mineras deficientes y el equipo deteriorado provocaron el cierre de la mina el 15 de mayo de 1966.
La actividad minera se reanuda en el año de 1970 con la creación de la Compañía General de Minería de Venezuela (Minerven), otorgándosele doce concesiones mineras en El Callao, la cual se encargada de desarrollar y llevar a cabo todo lo relacionado con el negocio y la industria del oro, efectuando labores de exploración, explotación, procesamiento, industrialización y comercialización, tanto a nivel nacional como internacional. A partir de 1974 se comenzó la ejecución del proyecto con la construcción de un pozo vertical de 500 metros de profundidad y demás labores subterráneas, así como también, la instalación de una moderna planta de tratamiento de 900 toneladas turno en 24 horas.

Planta procesadora de Minerven, CVG, Edo. Bolívar
Fuente: Folleto de Ingeomin
El desarrollo del primer proyecto por parte de Minerven comprende la explotación y procesamiento del mineral aurífero procedente de su concesión Veta Colombia, con reservas medidas, indicadas e inferidas del orden de los 3 millones de toneladas métricas, con un tenor promedio de 12 gramos por tonelada.
A esto se añade la capacidad de producción del antiguo molino El Callao, restaurado con la misma capacidad de la etapa anterior y operada independientemente de la empresa Minerven, por la compañía venezolana de oro C.A. (Venorca). El material tratado por Venorca proviene del Sindicato de Patronos Mineros, de productores del libre aprovechamiento y de pequeños concesionarios.

El oro como moneda en Venezuela

El Peso Oro de minas fue la unidad de cambio usado desde la Conquista hasta la tercera década del siglo XVI y es equivalente a 4,018 gramos. La producción de oro en Venezuela, a finales del siglo XVI, descendió considerablemente. La utilidad líquida que le quedaba a los explotadores debía de ser pequeña a causa de esto, terminaron por abandonar las explotaciones y dedicarse al cultivo de cacao y tabaco que juntos alcanzaban en los mercados europeos, precios en extremos halagadores y también a la cría, vistas las excelentes y extensas tierras para pastos. En adelante la agricultura y la cría, resultaron más remuneradoras que la difícil e insegura vida de buscar y explorar oro, por lo menos en el área norte-centro de Venezuela.
El precio del oro en Venezuela desde 1830 hasta 1930 ascendió de bolívares 2,58 el gramo a bolívares 2,84, con un crecimiento aproximadamente lineal con pequeñas fluctuaciones. El alza del precio del oro empieza en el año de 1930, subiendo moderadamente hasta el año de 1974, cuando siguiendo los pasos del mercado mundial sube exponencialmente pasando de bolívares 11,59 el gramo a bolívares 96,71 en 1980 acentuándose el crecimiento del precio del oro en una manera similar a los del petróleo en la década de los 70; fenómeno que se debe a que los países exportadores de petróleo comenzaron a comprar oro a cambio de su petróleo, produciendo de esta manera una demanda inusitada del oro en el mercado mundial.
Fuente: López, 1981, M.E.M., cuadro N° 7, P. 92.

Provincias geológicas del Escudo de Guayana en Venezuela

En la Guayana Venezolana han sido identificadas cuatro provincias geológicas (Menéndez, 1968), particularmente al norte del paralelo 6º, lo cual facilita un tratamiento especifico de estas regiones geológicamente diferentes como se explica a continuación:
Imataca: Esta provincia esta constituida esencialmente por gneises de alto grado metamórfico, las granulitas y las cuarcitas ferruginosas del Complejo de Imataca. La edad isotópica del protolito de los gneises de Imataca se ha determinado por el método U-Pb en el rango de 3400 a 3700 ma. y la del metamorfismo granulítico en 2000 m.a. (Montgomery y Hurley,1978); contiene además remanentes de cinturones de Rocas Verdes, probablemente del Proterozoico temprano. En Imataca se encuentran grandes yacimientos residuales de hierro de los cuales Cerro Bolívar y San Isidro son los mayores, igualmente algunos yacimientos de oro.
Pastora: Es el terreno esencialmente de los Cinturones de Rocas Verdes, envueltos por grandes cuerpos dómicos de granodiorita, throndjemitas y tonalitas, de edad Proterozoico temprano, cubre unos 50.000 kilómetros cuadrados al sur de la provincia de Imataca, con la cual está en contacto de falla (Falla de Guri principalmente) y se extiende hacia el este y sureste en Guayana. Es la provincia de mayor potencial aurífero del Escudo.
Cuchivero: Es la mas extensa y menos conocida de estas provincias. Ocupa el extremo oeste del Escudo se extiende hacia el sur en el estado Amazonas y hacia el sureste al área de Santa Elena y al norte de Brasil. Se caracteriza por la presencia de rocas volcánicas acidas, ocupando sinformes entre grandes masas graníticas y siguiendo un patrón estructural norte-noroeste. La edad determinada en las rocas mas antiguas de las provincias, varían entre 1875 y 1595 m.a. (Mendoza, 1973). Contiene el gran batolito de Granito Rapakivi de Parguaza (Mendoza, 1972), donde se desarrolló el yacimiento de Bauxita de los Pijiguaos (Menéndez y Sarmenteros 1984). Su potencial auríferos es bajo excepto en el extremo sur donde posiblemente contenga un cinturón de Rocas Verdes (USGS y CVG TECMIN C.A 1973). En la región de Guaniamo se encuentran yacimientos aluvionales de diamantes en producción y se han ubicado cuerpos de Kimberlita asociados (Nixon et al 1989). Contiene un buen potencial de mineralización de Titanio, Zirconio y Estaño en aluviones.
Roraima: Comprende la cubierta plataformal constituida esencialmente de conglomerados, areniscas y lutitas (Grupo Roraima) intrusionados por extensos cuerpos tabulares de diabasa. Las diabasas han arrojado edades Rb-Sr de 1675 más o menos 100 m.a. en Guayana (Snelling y McConnel 1978) y de 1599 mas o menos 18 m.a. En Surinam (Priem et al 1973). La mineralización aurífera es local y de tipo secundario.
Dos de estas provincias desaparecen al sur del citado paralelo, persistiendo las más jóvenes, Cuchivero y Roraima, con sus características distintivas litoestratigráficas y estructurales esenciales, pero con distribución geográfica no exclusiva, a diferencia de sus afloramientos al norte del citado paralelo.

Provincias geológicas del Escudo de Guayana, Venezuela
Fuente: Mapa metalogénico de Venezuela. 1980, M.E.M.

Principales distritos mineros en el Escudo de Guayana, Venezuela
Fuente: Mapa metalogénico de Venezuela, Escala: 1:2.500.000, 1980.

Tipos de depósitos de oro en Venezuela

Desde el punto de vista metalogénico los depósitos de oro en el distrito minero de El Callao se encuentran asociados a las provincias geológicas de Pastora-Botanamo y Supamo. Generalmente las vetas auríferas (> 2 gramos por tonelada) están encajadas en las rocas metavolcánicas, mientras las vetas que encajan en las rocas graníticas del Complejo Supamo son normalmente estériles (< 2 gramos por tonelada); también se han encontrado pequeñas cantidades de oro en los metagabros y metadiabasas que intrusionan la secuencia metavolcánica y metasedimentaria. El oro se encuentra asociado a 3 tipos morfológicos:
  • Vetas masivas de cuarzo aurífero
  • Vetas de cuarzo con pirita aurífera
  • Oro en pirita asociado a metalavas en zonas de cizallamiento, bajo la forma de vetillas irregulares de cuarzo, en pliegues de arrastre, en zonas de boudinage y micropliegues. En las zonas mineralizadas se presentan con frecuencia zonas enriquecidas o bonanzas (ore-shoots).
En cuanto a su origen, los depósitos de oro del Distrito Minero de El Callao se relacionaban con intrusiones graníticas, asociadas al Complejo de Supamo o bien con intrusiones de gabros y diabasas, también frecuentes en la región. Pero tomando en consideración que el Supergrupo Pastora y el grupo Botanamo representan remanentes de cinturones verdes, consideramos estos yacimientos como del tipo volcánico-exhalativo.
Las soluciones hidrotermales solamente tuvieron un efecto de distribución de la mineralización aurífera asociada a las rocas metavolcánicas, depositándolas posteriormente en estructuras favorables. Dos factores fueron determinantes en la mayor receptibilidad de las rocas volcánicas para las vetas auríferas: las características físicas de las lavas, que son más favorables para el desarrollo de sistemas de fracturas a lo largo de las cuales tomó lugar la mineralización de oro y la composición química y mineralógica de las lavas, favorables para la formación de clorita y cuarzo secundarios por la acción del CO2. Con respecto a la paragénesis, se presentan dos tipos de mineralizaciones: cuarzo-oro-pirita-tungsteno y cuarzo-oro-pirita, siendo esta última la de mayor importancia en el distrito minero de El Callao. La presencia del mineral scheelita, coloca el yacimiento en el tipo hidrotermal, de temperatura media y alta (mesotermales-hipotermales).
En el Distrito Minero de El Callao se han establecido reservas medidas, estimadas e inferidas del orden de los 3 millones de toneladas métricas, con una ley promedia de 12 gramos por tonelada; pero tomando en consideración su extensión y la abundancia de zonas mineralizadas, los recursos potenciales podrían ser superiores a los 5 millones de toneladas métricas.

Elementos estructurales relacionados a la mineralización aurífera en Venezuela

Tectónicamente, los depósitos más importantes de la región se encuentran a lo largo de zonas de cizallamiento, como el caso de El Callao, o en zonas de brechas producidas por fallamientos de las vetas como en el caso de Botanamo, Vuelvan Caras, Bochinche, Salva la Patria e Introducción. En las minas de Botanamo, Vuelvan Caras y La Estrella fue observado un sistema de fracturas primarias, representado por las direcciones de los esquistos encajantes los cuales, al parecer, determinan el curso de las vetas. También fue observado otro sistema de fracturas posterior al primero, representado por las fallas que dieron origen a las zonas de brecha. Este sistema de fracturas es más complejo en la región de El Callao en donde se han podido observar deformaciones adicionales (Korol, 1961a).

Esquema estructural del Distrito Minero de El Callao, Edo. Bolívar.
Fuente: López, V. 1981, M.E.M., Mapa N° 7.

Cinturones de Rocas Verdes (CRV)

Se denomina Cinturón de Rocas Verdes (CRV) a estructuras sinformes, de grandes dimensiones constituidas de secuencias supracorticales volcánicos-sedimentarias envueltas por cuerpos graníticos sódicos con los cuales cubren extensas áreas en los escudos precámbricos; en su mayoría son de edad Arqueozoico, pero existe una menor cantidad de edad Proterozoico como es el caso de los que afloran en el África Occidental y en el escudo de Guayana.
La secuencia estratigráfica de un típico cinturón de rocas verdes del Arqueozoico, como lo es el que aflora en las Montañas de Barberton en Sudáfrica (Anhaeusser, 1986), se inicia con una unidad de rocas volcánicas máfico-ultramáficas, continúa con una unidad de volcánicas máfico-félsicas y luego, con una unidad sedimentaria de rocas volcánicas calcoalcalinas, grauvacas y lutitas, para terminar con una unidad sedimentaria arenácea de cuarcitas, subgrauvacas y conglomerados. Los cinturones del Proterozoico Temprano contienen la misma secuencia, excepto por el pobre desarrollo de lavas ultramáficas en la unidad máfico-ultramáfica inicial. En la Guayana Venezolana se han ubicado Cinturones de Rocas Verdes, y remanentes de los mismos tanto en las provincias de Pastora de cómo en Imataca.

Cinturones de Rocas Verdes de la Guayana Venezolana

En la Guayana Venezolana se distinguen CRV en las provincias de Imataca y de Pastora. Los cinturones están bien muy bien expuestos en forma extensiva y característica en la Provincia de Pastora, mientras que en la de Imataca se encuentran solo remanentes de poca extensión. (Menendez, A. 1995)

Cinturones de Rocas Verdes (CRV) de la Provincia de Pastora

Esta Provincia es esencialmente el terreno de los CRV, los cuales se encuentran envueltos por grandes cuerpos dómicos de granodiorita, trondjhemitas y tonalitas de edad Paleoproterozoico que constituyen el Complejo de Supamo. En esta provincia afloran cuatro CRV, tres de los cuales tienen una orientación primaria general norte-sur a noroeste y se denominan: Guasipati, La Introducción y Caroní. El otro de orientación primaria general este-oeste al noreste, denominado El Dorado, situado en el extremo sureste de la Provincia de Pastora.
Cinturón de Rocas Verdes Guasipati: es el mejor y mas estudiado de los CRV por investigadores debido a su fácil acceso, ya que las minas de oro de El Callao, están ubicadas en el extremo sureste de este cinturón. El plegamiento sinforme de la secuencia volcánica sedimentaria y su relación concordante con los arqueamientos dómicos del Complejo de Supamo, permiten identificarlo como un típico CRV.
Estratigráficamente está constituido por el Supergrupo Pastora cuya secuencia supracortical está representada por una unidad de rocas volcánicas máficas en su parte inferior definida con el nombre de Grupo Carichapo y una unidad de rocas volcánicas félsicas y sedimentarias asociadas en su parte superior denominada Formación Yuruari. Suprayacente al Supergrupo Pastora y en contacto discordante angular, se encuentra la Formación Caballape, unidad inferior de Grupo Botanamo.
El grupo Carichapo está constituido por las formaciones Florinda en la parte inferior y las formaciones Cicapra y El Callao en la parte superior.
Cinturón de Rocas Verdes La Introducción: se encuentra en el extremo noreste de la Guayana Venezolana, su zona axial sigue a lo largo de la línea fronteriza con Guyana, desde las cabeceras del río Amacuro hasta el valle del río Marwani; su parte oeste está localizada en el Estado Bolívar y su parte este en Guyana.
Estratigráficamente está constituido por las mismas unidades estratigráficas descritas en CRV de Guasipati. Su relación con el Complejo de Supamo es también la misma, mostrando un contacto intrusivo concordante. El Grupo Carichapo está caracterizado por lavas basálticas almohadilladas, brechas piroclásticas y lentes de cuarcita; la Formación Yuruari suprayace concordantemente al Grupo Carichapo y está compueta de rocas volcánicas dacíticas y sedimentarias volcanoclasticas feldespáticas.
Cinturón de Rocas Verdes Caroní: se inicia al norte, en la Falla de Guri, en contacto de falla con el Complejo de Imataca; su parte norte sigue por el valle del Caroní y están cubiertos parcialmente por el lago de la represa de Guri, luego se extiende al sureste, hasta desaparecer por debajo de las rocas del Grupo Roraima y del Grupo Cuchivero. Este (CRV), Caroní está constituido por tres unidades de litología diferente: la Unidad de Rocas Máficas, la unidad de Rocas Félsicas y la Unidad de Rocas Sedimentarias.
Unidad de Rocas Máficas: es la Formación Carichapo o la Anfibolita de Carichapo, que ocupa la parte inferior de la secuencia supra cortical en la parte este del CRV en la región de El Manteco-Guri; contiene anfibolitas de grano fino, finamente foliadas, que representan lavas y tobas máficas metamorfizadas.
Unidad de Rocas Félsicas: La Formación Yuruari suprayace en contacto transicional a la Anfibolita de Carichapo y contiene una litología de rocas volcánicas dacíticas, semejante a las descritas en los CRV de Guasipati y de La Introducción; suprayacente localmente a la unidad dacítica se encuentra la Formación La Cuaima constituida por lavas basálticas toleíticas almohadilladas.
Unidad de Rocas Sedimentarias: es la mas joven de la columna estratigráfica del (CRV) del Caroní: la constituyen el Grupo Chiguao y es discordante sobre el Grupo Caroní, representa la fase turbidítica de grauvacas y lutitas de sedimentación en un surco profundo, está seguida de una sedimentación molásica de capas rojas de ambiente esencialmente continental.
Cinturón de Rocas Verdes EL Dorado: ocupa la parte suroriental de la Provincia de Pastora, al oeste del valle del río Marwani, donde la falla del mismo nombre pone en contacto este cinturón con el de La Introducción; continúa hacia el oeste y al sur, entre cuerpos graníticos del Complejo de Supamo hasta desaparecer por debajo de las capas del Grupo Roraima, por las cabeceras de los ríos Chicanán y Venamo, hacia el sureste continua dentro del territorio de Guyana. La orientación general del cinturón y su patrón estructural en el norte y noreste es este-oeste a N 70º E, que contrasta con el patrón norte-sur a noroeste del CRV de La Introducción; sin embargo en su extremo suroeste, gran parte del CRV de El Dorado, toma un patrón general norte-sur semejante al de La Introducción.
Estratigráficamente aflora en forma discontinua en los bordes del cinturón, el Grupo Carichapo constituido esencialmente de metabasaltos andesíticos convertidos mayormente en anfibolitas; discordantemente la Formación Caballape cubre al Grupo Carichapo y ocupa gran parte de este cinturón, está constituida por grauvacas y limolitas volcánicas, brechas volcánicas epiclásticas y flujos de lavas andesíticas débilmente metamorfizadas, esta secuencia se correlaciona con la que aflora en el CRV de Guasipati. En el extremo este del cinturón aflora la Formación Los Caribes, constituida por filitas y metareniscas rojas y conglomerados polimictos; esta unidad yace concordante y transicionalmente sobre la Formación Caballape con la cual constituye el Grupo Botanamo. Tanto el CRV de Guasipati como el de Caroni, se han encontrado evidencias de continuidad evolutiva en la génesis de la secuencia estratigráfica ahí representadas, desde la unidad máfica en la parte inferior, seguido por la unidad máfica y félsica, cubiertas discordantemente por rocas turbidíticas y luego para cerrar el ciclo por el depósito de unidades molásicas.

Cinturones de Rocas Verdes (CRV) de la Provincia de Imataca

La Provincia de Imataca está constituida esencialmente de granulitas, cuarcitas ferruginosas y gneises de alto grado metamórfico, se conocen con el nombre de Complejo de Imataca, la edad de esta unidad en rocas gneisicas se ha determinado por el método U/Pb en el rango de 3.400 a 3.700 m.a. y la del metamorfismo granulítico en 2.000 m.a.. Dentro de esta Provincia se han ubicado remanentes de CRV de edad probablemente del Paleo proterozoico.
En la provincia geológica de Imataca se han ubicado remanentes de CRV en tres localidades: La Esperanza, El Torno y Rio Claro.
Cinturón de Rocas Verdes La Esperanza: se encuentra ubicado en la región del río Aro, situado en el extremo noroeste de la Provincia de Imataca, con una superficie de unos 45 Km. de largo y 15 Km. de ancho, tiene una orientación general este-oeste; la estructura mayor está representada por un sinclinoide este-oeste, con plegamiento superpuesto y pliegues isoclinales apretados, un estilo tectónico semejante al observado en el CRV de Guasipati. Estratigráficamente la unidad primordial de este cinturón es el Grupo Real Corona, unidad supracortical en contacto de falla con el Complejo de Imataca o en contacto intrusivo con una unidad de rocas cuarzo feldespáticas (Gneis de El Cedral), que se correlaciona con el Complejo de Supamo. El Grupo Real Corona esta representado en su parte inferior por la Cuarcita de Mápares, constituida de metacuarcitas , anfibolitas y por el Conglomerado de Zárate, constituido de bandas conglomeráticas y cuarcitas que afloran en el flanco norte del sinclinal y por la Anfibolita de Danta, constituida por anfibolitas de grano fino que aforan en el lado oeste; en la parte superior del Grupo se encuentran grauvacas de grano grueso a conglomeráticas y también se ha mencionado una unidad de meta basaltos en el núcleo del sinclinal.
Remanente de Cinturones Verdes El Torno: Al norte del Cinturón de Rocas Verdes de la Esperanza y separado de éste por un plutón de cuarzo monzonita (Guanasipana) y por sedimentos aluviales, aflora un paquete de lavas descritas como Formación El Torno, situados al sur del río Orinoco, en las cercanías de la curva El Infierno; está constituido por metabasaltos almohadillados y anfibolitizados, semejantes a las metalavas encontradas en el Grupo Carichapo. La Formación El Torno se correlaciona con la Anfibolita de Danta que aflora en el sur (CRV La Esperanza) y podría constituir un remanente CRV erosionado y cubierto por sedimentos de las planicies aluvionales de los ríos Orinoco y Aro.
Remanente de Cinturones Verdes Rio Claro: En el valle de Río Claro aflora una estructura sinclinal alargada, muy angosta, de unos 15 Km. de largo que representa el remanente de Río Claro, se alinea en posición este-oeste con el CRV La Esperanza, con el cual podría haber formado un solo cinturón que luego fue erosionado. Este cinturón está limitado por fallas tanto al sur como al norte que lo ponen en contacto con el Complejo de Imataca, en él afloran anfibolitas de grano fino correlacionables con el Grupo Carichapo por semejanzas litológicas.

Granitos sódicos asociados a los CRV de las provincias de Pastora e Imataca

Tanto los CRV de la Provincia de Pastora como los de Imataca, están en contacto con cuerpos dómicos conformables, de dimensiones batolíticas de trondhjemitas, cuarzo dioritas, granodioritas y/o tonalitas que constituyen el Complejo de Supamo. El contacto entre el Complejo de Supamo y la secuencia supracortical es intrusivo y concordante y en su mayor parte está señalado por gneises, que posiblemente se originaron durante el emplazamiento magmático forzado de los cuerpos dómicos, tal como lo sugiere el estudio de zircones (Klar, 1978). El emplazamiento conformable inicial de los cuerpos graníticos del Complejo de Supamo pudo haber ocurrido por diapirismo del magma ácido que luego de generarse por fusión parcial del manto, surgió hacia los niveles menos profundos por diferencia de densidad, emplazándose en forma forzada. Las condiciones físico-químicas reinantes en la roca caja, equivalentes a la facies de la anfibolita favorecieron este tipo de emplazamiento. La relación intrusiva entre el Complejo y los CRV se acentuó por la reactivación de los cuerpos graníticos, que quedó señalada por una mayor gneisosidad de los ortogneises en la periferia del Complejo.

Edad de los Cinturones de Rocas Verdes

La mayoría de las edades isotópicas determinadas en la Provincia de Pastora provienen de rocas del Complejo de Supamo y de plutones graníticos intrusivos tanto en el Complejo como en los CRV (Cinturones de Rocas Verdes). El evento más importante señalado por esas edades cubre el intervalo de 2.100 a 1 .800 m.a. (millones de años), al cual Hurley et al (1976) denomina Orogénesis Transamazónica. Durante ese evento la secuencia supracortical de los CRV fue plegada y metamorfizada, con lo cual se establece una edad mínima de 2.100 m.a. para esa secuencia.
Klar (1978) determinó edades U-Pb en circones del complejo de Supamo y de varios plutones de granito potásico, intrusivos en el Complejo y en la secuencia supracortical de los CRV del Caroní y Guasipati, encontró que existe muy poca diferencia de edad de cristalización entre los dos tipos de granito, dentro de un intervalo de 2.050 a 2.200 m.a. Una de las unidades estudiadas fue la Trondhjemita de Guri (Complejo de Supamo), cuya edad fue definida por Hurley et al (1976) en 2.800 m.a. por Rb-Sr en roca total. Klar reinterpreta esa edad en 1.840 m.a., utilizando los mismos datos de esos autores, poniendo así en duda la posibilidad de que el complejo de Supamo pudiera representar un basamento Arqueozoico removilizado, conclusión a la cual también llega Gibbs (1982) en forma independiente. Klar (op.cit.) determinó además, que los plutones subvolcánicos de Mandingal y Cerro Pelón, intrusivos en las formaciones Yuruari y Cicapra del CRV de Guasipati, están relacionadas al vulcanismo dacítico de Yuruari que tuvo lugar hace 2.200±100 m.a. según se determinó por U-Pb en zircones, procedentes tanto de las lavas como de los pórfidos y concluye que es razonable postular que el depósito de la secuencia supracortical se inició hace 2.300 m.a. en el Proterozoico Temprano.

Distrito minero de El Callao (Estado Bolívar)

La región de El Callao situada en la sección noroccidental del distrito Roscio del Estado Bolívar, comprende los municipios El Callao, Guasipati y El Miamo, dentro de la hoya hidrográfica del río Yuruari, cubre un área de unos 9.000 kilómetros cuadrados aproximadamente. Es el Distrito mas importante de la región, se encuentra al sur de la población de El Callao en el poblado El Perú, dentro del conjunto de rocas volcánicas metamorfizadas a las facies del esquisto verde, recibieron el nombre de formación El Callao por encontrarse en esta localidad. En el Distrito existen entre 250 y 300 vetas de oro. En los comienzos de la década del 70 se explotaban 88 vetas de las cuales 68 estaban en concesiones mineras nacionales y 20 en concesiones mineras particulares.
En algunos casos las vetas llegan a alcanzar longitudes de 4 kilómetros. El oro aparece irregularmente distribuido y generalmente tiende a disminuir al aumentar la profundidad. La mineralización aurífera está formada por oro nativo y en solución solida, asociado a pirita y a pequeñas cantidades de calcopirita, bornita, esfalerita y tetrahedrita. Además, en ciertas zonas se han encontrado minerales de tungsteno, esencialmente scheelita. Las vetas de cuarzo aurífero, invariablemente, están asociadas a zonas de cizallamiento y al desarrollo de una esquistosidad muy pronunciada. La roca muestra una intensa propilitización caracterizada por el desarrollo de clorita, calcita y epidoto; a veces también se forma en ella un enjambre de vetillas de cuarzo que desaparecen en intensidad a cierta distancia de las vetas asociados a las zonas de alteración.
Los depósitos de oro de El Callao se pueden relacionar a la tercera categoría de la clasificación de yacimientos primarios de este metal, establecida recientemente por Boyle (1980) "vetas de oro y plata, vetas de plata y oro, oro diseminado (stocksworks), chimenas mineralizadas y cuerpos irregulares silicificados en zonas de fracturas de cizallamiento y de brechas y fallas, asociadas a rocas volcánicas y volcano-sedimentarias". La mayoría de estos depósitos son de edad Precámbrica, principalmente del Arqueano y del Cenozoico. Las rocas cajas más favorables son los metabasaltos y metaandesitas (rocas verdes y propilitas); el oro se encuentra principalmente en forma de oro nativo en vetas de cuarzo y en zonas silicificadas y de carbonatos y en forma de teleruros y contenido en pirita o arsenopirita; además del oro es frecuente el enriquecimiento de los siguientes elementos: Cu, Zn, Cd, Hg, B, Ti, Pb, As, Sb, Bi, V, Se, Te, Mo y W.

Mapa del Distrito Roscio, Edo. Bolívar, mostrando la región de El Callao
Fuente: López, V. 1981, M.E.M., mapa N° 8.

Minas de Botanamo y Vuelvan Caras

A unos 120 kilómetros al sureste del distrito minero de El Callao, existen otros yacimientos similares, siendo los más importantes los de Botanamo y Vuelvan Caras. Las vetas auríferas se encuentran enclavadas en la provincia geológica de Botanamo. Los depósitos fueron explotados en el pasado y aunque no se han realizado estudios geológicos y mineros detallados se han estimado recursos potenciales superiores a los 2 millones de toneladas métricas con una ley promedio de 12 gramos por tonelada.

Provincia de Cuchivero

La Provincia Metalogénica Cuchivero se encuentra ubicada al sur y al oeste del Estado Bolívar, comprende los Distritos Heres, Sucre y Cedeño, cubriendo una superficie aproximada de unos 160.000 kilómetros cuadrados. Limita al norte y al oeste con el río Orinoco, al este con el margen izquierdo del río Caroní y al sur con el Territorio Federal Amazonas y Brasil.
La Provincia muestra un marcado contraste topográfico, en el norte, a orillas del río Orinoco, se encuentran extensas sabanas que alcanzan decenas de kilómetros de longitud, en la parte central comienzan a desarrollarse amplios valles que separan zonas montañosas constituidas por colinas poco elevadas de 50 a 100 metros, altura que aumentan progresivamente en elevación a medida que se avanza al sur. Las zonas elevadas que se desarrollan son de dos tipos: cerros altos y abruptos con crestas redondeadas, constituidas por rocas graníticas y colinas alargadas constituídas por rocas volcánicas. El drenaje de la provincia fluye hacia el norte. Los ríos principales de esta extensa área son: los afluentes de la margen derecha del Caroní, el Alto Paragua, el Alto Aro, el Caura y el Cuchivero.
Geológicamente la provincia metalogénica Cuchivero se caracteriza por: rocas ígneas intrusivas y extrusivas, que constituyen una provincia petrográfica ácida definida, ausencia de efectos de metamorfismo regional importante y un marco estructural dominado por una marcada alineación regional de rumbo norte-noroeste.
Las rocas ígneas extrusivas representan la secuencia más antigua de la región y están intrusionadas por rocas ácidas básicas e intermedias. Esta secuencia por lo general, muestra un rumbo norte 5º a 10º oeste, con un buzamiento alto. La litología es bastante uniforme en toda la región y principalmente consta de riolitas, riolitas porfídicas y porfiritas. Las rocas ígneas intrusivas que extensamente se encuentran expuestas en la región, son de composición granítica de grano medio. Numerosos diques y sills de rocas básicas intrusionan tanto a las rocas volcánicas como a las graníticas. En la región afloran rocas sedimentarias y metamórficas como: cuarcitas, esquistos y conglomerados.
En la Provincia Metalogénica Cuchivero no se conocen yacimientos epigenéticos de oro, pero sí singenéticos, es decir, aluviales, ya que el oro está contenido en los aluviones diamantíferos provenientes de la erosión del Grupo Roraima. Los aluviones diamantíferos-auríferos ocurren en los cursos de los ríos, en sus playas y en áreas vecinas, principalmente en los ríos más importantes de la provincia y en sus afluentes que son: afluentes de la margen izquierda del Caroní Medio, el Alto Paragua, el Alto Aro, el Caura y el Cuchivero. Los yacimientos diamantíferos-auríferos más importantes de la provincia se encuentran en la Quebrada Grande que desagua en el rio Guaniamo, afluente del Cuchivero.

Placeres auríferos

Además de los yacimientos de oro primario descritos, existen en la Guayana Venezolana abundantes placeres auríferos, los cuales han sido trabajados desde el tiempo de la Colonia. Estos yacimientos son explotados por mineros que operan en las áreas de libre aprovechamiento, por lo cual es difícil establecer la producción acumulada y actual. Sin embargo, se tiene clara evidencia de que los recursos potenciales son cuantiosos, a pesar de que no se han realizado estudios estadísticos ni mineros que permitan establecer en cifras la cuantía de los mismos.

Producción y reservas de oro en Venezuela

La producción comercial de oro comenzó en 1829 con 468 kilogramos; en 1.886 fue del orden de los 900 kilogramos y el período más floreciente fue en 1885 con 8.193,51 kilogramos, cuando Venezuela figuró entre los principales productores de oro. De 1892 a 1894 la producción se paralizó debido a problemas políticos, y no recobró su auge sino hasta el período comprendido entre 1931 y 1942, llegando al máximo en 1940 cuando obtuvo 4.565.758 kilogramos.
La producción nacional de oro ha reflejado una tendencia creciente en los últimos años, este crecimiento se debe principalmente al aumento significativo que ha tenido el precio del oro en el mercado internacional, impulsando la entrada de nuevos productores tanto pequeños como grandes. Para 2005 la producción creció un 16,2%; con respecto a 2004 cuando se ubicó en 9,7 toneladas métricas, y durante 2006 creció 30,9% con respecto a 2005 para un total de 14,7 toneladas. De la Región Guayana se obtiene el 100% del mineral, aportando la empresa pública CVG Minerven el 55,8%, seguido por las concesiones y áreas delegadas por CVG que son explotadas por empresas privadas con un 42,5% y por último los pequeños mineros que representan el 1,7% restante. Es importante, señalar que la producción nacional declarada representa el 60% aproximadamente de la producción total. Las autoridades del Sector Minero están estudiando estrategias que permitan disminuir el contrabando de extracción de oro.
Fuente: López, V. 1981, M.E.M., cuadro N° 4.
Publicar un comentario